MILEI ES EL PRINCIPAL ENEMIGO DE MILEI

0
34

La vocación del presidente Javier Milei de pelearse con todos, amenazando Diputados, Senadores e, incluso, llamando a una inédita e irrealizable rebelión fiscal.

Hoy por hoy, el principal saboteador de la presidencia de Javier Milei, es el el propio Javier Milei y sus inconsistencias, sus enojos, su amenaza a los Diputados y Senadores y sus peleas constantes. Su personalidad y su propia persona pone cada vez más sobre la mesa de discusión el llamado JUICIO POLÍTICO por incapacidad, para resguardar a la sociedad argentina de alguien que es peligroso para sí mismo, siendo este presidente de la Nación, como también es peligroso para terceros, es decir, para toda la sociedad, llamando a una rebelión fiscal totalmente ilegítima, poniendo a la sociedad al borde de una guerra civil.
MILEI ES QUIEN AGIGNTA CADA VEZ MAS LA IDEA DE UN POSIBLE “MAL DESEMPEÑO”
El mal desempeño no se habla desde el carácter de personalidad del presidente Milei, sino que vendría a salvaguardar a la sociedad argentina ya que el propio Milei es quien pone en peligro a sí mismo como a terceros, lo triste de todo esto es que los terceros somos toda la
sociedad argentina, que estamos a merced de alguien que, ante su imposibilidad y frustración, sigue cometiendo errores groseros más parecidos a un panelista de programa de espectáculos que a un jefe de Estado.
La sociedad argentina está en peligro en su conjunto por las impulsivas decisiones, sin ningún tipo de reflexión de un presidente que sólo lleva cien días de gobierno y al que ya se le ha instalado la idea de “mal desempeño” porque el contrato electoral es de cuatro años, pero cierto es también que ante el peligro que representa para sí mismo como para
terceros (el conjunto de la sociedad).
El contrato socio electoral quedaría trunco, ya que antes que nada hay que salvaguardar al conjunto de la sociedad argentina que está atrapada a merced de una persona impulsiva, no reflexiva y no analítica, condiciones que se requiere para ser un presidente de la nación y que, por ahora, Javier Milei muestra no tener.